Mal de Parkinson, Org.
For English site go to: ElenaTuero.com
Creado por una victima con este mal
   MaldeParkinson.org                                                   info@maldeparkinson.org            

                                                                                                                           

                                                                       
                   


                                                               El Mal de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno que afecta las células nerviosas, o neuronas, en una parte del cerebro que controla los movimientos musculares. En la enfermedad de Parkinson, las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina mueren o no funcionan adecuadamente. Normalmente, la dopamina envía señales que ayudan a coordinar sus movimientos. Nadie conoce el origen del daño de estas células. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden incluir:

 *Temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara

  • Rigidez en los brazos, las piernas y el tronco
  • Lentitud de los movimientos
  • Problemas de equilibrio y coordinación

     A medida que los síntomas empeoran, las personas con la enfermedad pueden tener dificultades para caminar o hacer labores simples. También pueden tener problemas como depresión, trastornos del sueño o dificultades para masticar, tragar o hablar.

    La enfermedad de Parkinson suele comenzar alrededor de los 60 años, pero puede aparecer antes. Es mucho más común entre los hombres que entre las mujeres. No existe una cura para la enfermedad de Parkinson. Existen diversas medicinas que a veces ayudan a mejorar enormemente los síntomas. 


                                                                         

    Script embedded in HTML

                                  

  •                            TIPICO EXAMEN NEUROLOGICO-EDAD 34

  •  ______________________________________________________________________        

  • PARA LEER MAS:                                 http://nyp.org/espanol/library/neuro/parkins.html                 

  • Vivir bien con el mal de Parkinson

  •  Aproximadamente un millón de estadounidenses padecen la enfermedad de Parkinson (EP): un trastorno neurológico degenerativo relacionado con la edad. Muchos luchan contra los temblores, la rigidez, la lentitud de movimientos y la falta de equilibrio.

     De acuerdo con la Fundación Nacional para el Parkinson (National Parkinson Foundation), si bien la edad promedio en que se declara la enfermedad es 60 años, se calcula que entre el cinco y el  diez por ciento de todas las personas con EP recibe su diagnóstico antes de los 40 años.

     Se desconoce qué causa la EP y, en la actualidad, no hay cura; sin embargo, existen opciones de tratamiento que ayudan a tratar los síntomas.

     El Dr. Ramón L. Rodríguez, director de servicios clínicos del Centro de Trastornos del Movimiento  (Movement Disorders Center) de la University of Florida, ve pacientes con Parkinson a diario. Aunque está familiarizado con los retos que enfrentan, Rodríguez cree que estos pacientes pueden tener una vida plena.

     “Si bien no existe cura para el Parkinson”, dice Rodríguez, “los pacientes pueden aprender a vivir bien mediante una combinación de actividades y tratamientos que pueden ayudar a controlar   los síntomas de esta enfermedad”.

     Según la historia individual de cada paciente y la progresión de la enfermedad, el médico de una persona puede recetar alguno de los varios tratamientos médicos o quirúrgicos que se encuentran disponibles; y también hará hincapié en la importancia de un compromiso constante con el ejercicio regular, el descanso y la dieta adecuada.

     Existen varios medicamentos disponibles para tratar la enfermedad de Parkinson, incluidos medicamentos que se toman una vez al día, que pueden ayudar a las personas a tratar los síntomas de esta enfermedad.

    Muchas personas que padecen Parkinson han encontrado maneras tanto tradicionales como creativas de tratar la enfermedad satisfactoriamente y vivir una vida plena. De acuerdo con las guías de recursos de la Serie Educativa de la Fundació Nacional para el Parkinson, a continuación presentamos consejos:

    Ejercitarse con regularidad

  • Si padece Parkinson, el ejercicio es sumamente

     importante. Investigaciones recientes demuestran

     que el ejercicio regular puede ayudar a las personas

     que padecen la EP a tener más flexibilidad, mejorar

     la postura y facilitar el movimiento general.

     

    Comer bien

    Las personas con EP corren un mayor riesgo de

    desnutrición. Sin embargo, si prestan atención

     a la dieta, pueden sentirse mejor, protegerse de

     enfermedades relacionadas con la nutrición y

     prevenir hospitalizaciones.

     

    Encontrar el tratamiento adecuado  para usted

     La investigación médica nos ha brindado numerosos

    medicamentos que, cuando se utilizan solos, o más

     a menudo en una combinación adecuada, son

     capaces de aliviar significativa mente los síntomas

     de la enfermedad de Parkinson. El uso inteligente

     de estos medicamentos puede mejorar la calidad

     de vida de un paciente.

     

  •                                                           
  •  Tomarse tiempo para descansar

    El sueño desempeña un papel fundamental a la 

     hora de mantener la salud mental y el rendimiento 

     en todos los seres humanos. Es especialmente  

     importante para las personas que padecen la EP 

     pues necesitan niveles significantes de energía para  

     funcionar a su máxima capacidad.

     
    Cómo manejar el ejercicio, la dieta y los medicamentos para tener una vida activa
     

    La enfermedad de Parkinson no cuentan con demasiados recursos”, dijo Rodríguez. “Algunos grupos y compañías que defienden los derechos de las personas con Parkinson, como Teva Neuroscience, Inc., están lanzando actualmente campañas hispanas diseñadas para educar y aumentar la toma de conciencia acerca de la EP mediante la creación de recursos en idioma español”.

     

     Recientemente se tradujo al español “Moving Forward”, la guía práctica de Teva para vivir con la EP. La versión en español se titula “Hacia adelante” y es una herramienta completa que explica qué esperar cuando a una persona se le diagnostica la EP, dónde encontrar ayuda y recursos, cómo explicarles la enfermedad de Parkinson a familiares y amigos, y otra información útil.

     

  •                                                                                                                                                                                    

                   TRANSLATOR 
    _______________________________________________________________________________________


    contador de visitas para blogger
      
    5/2013






                     periodicos de todo el mundo




     
     
     

           Glosario

     

    • Acinesia — dificultad para iniciar o realizar movimientos.
    • Bradicinesia — pérdida gradual del movimiento espontáneo.
    • Cuerpo estriado — parte del cerebro que ayuda a regular las actividades motoras.
    • Demencia — pérdida de las habilidades intelectuales.
    • Discinesias — movimientos anormales de retorcimiento y contorsión que pueden deberse al uso prolongado de dosis altas de levodopa.
    • Disfagia — dificultad para tragar.
    • Dopamina — mensajero químico, deficiente en los cerebros de pacientes con Parkinson, que transmite impulsos de una célula nerviosa a otra.
    • Efecto de disipación — tendencia, luego del tratamiento prolongado con levodopa, de que cada dosis de medicamento sea eficaz por períodos cada vez más cortos.
    • Efecto “on-off” — cambio en el estado del paciente, a veces con fluctuaciones rápidas entre movimientos incontrolados y normales, generalmente se producen luego del uso prolongado de levodopa y probablemente se deba a cambios en la habilidad de responder al medicamento.
    • Estimulación cerebral profunda —tratamiento que usa un electrodo implantado en parte del cerebro para estimularlo de manera de inactivar temporalmente algunas de las señales que produce. 
    • Festinación — síntoma caracterizado por pasos pequeños y rápidos hacia adelante.
    • Hipotensión ortostática — caída súbita de la presión arterial cuando una persona se pone de pie desde una posición acostada.  Puede causar vahídos, mareos y en casos extremos, pérdida del equilibrio o desmayo. 
    • Inestabilidad postural — deterioro del equilibrio que causa una tendencia a inclinarse hacia adelante y hacia atrás y a caer con facilidad.
    • Marcha parkinsoniana — manera característica de caminar que comprende una tendencia a inclinarse hacia adelante, dar pasos pequeños y rápidos como apurándose hacia adelante (llamada festinación), y balanceo disminuido de los brazos.
    • "Más que Parkinson" — grupo de enfermedades que comprende la degeneración  córticobasal, la parálisis supranuclear progresiva y la atrofia de sistemas múltiples.  Estas enfermedades causan síntomas similares al Parkinson además de otros síntomas.
    • Medicamentos anticolinérgicos — medicamentos que interfieren con la producción o captación del neurotransmisor acetilcolina. 
    • Mioclonus — espasmos musculares.
    • Palidotomía — procedimiento quirúrgico donde se lesiona una parte del cerebro llamada globo pálido con el fin de mejorar los síntomas de temblor, rigidez y bradicinesia.
    • Parkinsonismo — término que se refiere a un grupo de enfermedades caracterizadas por cuatro síntomas típicos—temblor, rigidez, inestabilidad postural y bradicinesia.
    • Parkinsonismo secundario — cualquier enfermedad con síntomas que parecen Parkinson pero que se deben a otras causas.
    • Rigidez — síntoma de la enfermedad en la cual los músculos están rígidos y muestran resistencia al movimiento aún cuando otra persona trata de mover la parte afectada del cuerpo, como un brazo.
    • Sustancia negra— centro de control de movimientos en el cerebro donde la pérdida de células nerviosas productoras de dopamina desencadena los síntomas de Parkinson; sustancia negra tiene su nombre debido a que las células en este área son oscuras.
    • Talamotomía — procedimiento en el cual una porción del tálamo cerebral se destruye quirúrgicamente, generalmente reduciendo los temblores.
    • Temblor — inestabilidad o temblor, a menudo en una mano, que en la enfermedad de Parkinson generalmente es más aparente cuando la parte afectada está en reposo.

                                                                                             






        Medicamentos para tratar los síntomas motores

                                                                                                                de la enfermedad de Parkinson

    Medicamentos que aumentan los niveles cerebrales de la dopamina

    Levodopa

     

    Medicamentos que imitan a la dopamina (agonistas de la dopamina)

    Apomorfina

    Bromocriptina

    Pramipexol

    Ropinirol

     

    Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina  (inhibidores de la MAO-B)

    Selegilina (deprenyl)

     

    Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina  (inhibidores de la COMT)

    Entacapona

    Tolcapona

     

    Medicamentos que disminuyen la acción de la acetilcolina (anticolinérgicos)

    Trihexifenidil

    Benztropina

    Etopropazina

     

    Medicamentos con un mecanismo de acción desconocido para la enfermedad de Parkinson

    Amantadina


    Actualmente, no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, pero a veces los medicamentos o la cirugía pueden brindar alivio dramático de los síntomas.

     

    Tratamientos farmacológicos

    Los medicamentos para la enfermedad de Parkinson comprenden tres categorías. La primera categoría comprende medicamentos que funcionan directa o indirectamente para aumentar el nivel de dopamina en el cerebro.  Los medicamentos más comunes para la enfermedad son precursores de la dopamina, sustancias como levodopa que cruzan la barrera sanguínea-cerebral y luego cambian a dopamina. Otros medicamentos imitan a la dopamina o previenen o retrasan su descomposición.

    La segunda categoría de medicamentos para la enfermedad de Parkinson afecta a otros neurotransmisores corporales con el fin de aliviar algunos síntomas de la enfermedad. Por ejemplo, los medicamentos anticolinérgicos interfieren con la producción o la captación del neurotransmisor acetilcolina. Estos medicamentos ayudan a reducir los temblores y la rigidez muscular, que pueden deberse a tener más acetilcolina que dopamina.

    La tercera categoría de medicamentos recetados para la enfermedad comprende medicamentos que ayudan a controlar los síntomas no motores de la enfermedad, o sea, los síntomas que no afectan el movimiento. Por ejemplo, se puede recetar antidepresivos a las personas con depresión relacionada con la enfermedad.

    Levodopa

    El fundamento de la terapia para la enfermedad de Parkinson es el medicamento levodopa (llamado también L-dopa). Levodopa (del nombre completo L-3,4-dihidroxifenilalanina) es una sustancia química simple hallada naturalmente en las plantas y en los animales. Levodopa es el nombre genérico utilizado para esta sustancia química cuando se formula para la utilización medicamentosa en los pacientes. Las células nerviosas pueden utilizar levodopa para fabricar dopamina y volver a llenar el suministro cerebral decreciente. Las personas no pueden simplemente tomar píldoras de dopamina porque ésta no cruza fácilmente la barrera sanguínea-cerebral, un revestimiento de células dentro de los vasos sanguíneos que regula el transporte de oxígeno, glucosa y otras sustancias hacia el cerebro. Generalmente, los pacientes reciben levodopa combinada con otra sustancia llamada carbidopa. Cuando se añade a la levodopa, la carbidopa retarda la conversión de levodopa a dopamina hasta que llega al cerebro, evitando o disminuyendo algunos de los efectos secundarios que acompañan a menudo al tratamiento con levodopa. La carbidopa también reduce la cantidad necesaria de levodopa.

    Levodopa tiene mucho éxito en la reducción de temblores y otros síntomas de Parkinsondurante las etapas tempranas de la enfermedad.  Permite a la mayoría de las personas con Parkinsonextender el período de tiempo en el que pueden llevar vidas relativamente normales y productivas.

    Aunque levodopa ayuda a la mayoría de personas con enfermedad de Parkinson, no todos los síntomas responden de igual manera al medicamento. Levodopa generalmente ayuda más con la bradicinesia y la rigidez. Los problemas con el equilibrio y otros síntomas no motores pueden no aliviarse en absoluto.

    Las personas que han utilizado otros medicamentos antes de iniciar el tratamiento con levodopa tal vez deban reducir o eliminar esos medicamentos con el fin de sentir el beneficio completo de la levodopa. Luego de comenzar la terapia con levodopa, a menudo las personas ven mejorías dramáticas de sus síntomas.  Sin embargo, es posible que necesiten aumentar la dosis gradualmente para obtener un beneficio máximo. Debido a que una dieta rica en proteínas puede interferir con la absorción de levodopa, algunos médicos recomiendan que los pacientes que toman el medicamento restrinjan su consumo de proteínas durante la primera parte del día o que eviten tomar sus medicamentos con comidas ricas en proteínas.

    A menudo la levodopa es tan eficaz que algunas personas pueden temporalmente olvidar que tiene enfermedad de Parkinson durante las etapas tempranas de la enfermedad. Pero la levodopa no es una cura. Aunque puede reducir los síntomas, no sustituye las células nerviosas perdidas y no detiene la evolución de la enfermedad.

    La levodopa puede tener una variedad de efectos secundarios. Los efectos secundarios iniciales más comunes son náuseas, vómitos, baja presión arterial e inquietud. El medicamento también puede causar somnolencia o inicio súbito del sueño, lo que puede hacer que conducir y otras actividades se vuelvan peligrosas.  A veces el uso prolongado de levodopa causa alucinaciones y psicosis.  Las náuseas y los vómitos causados por la levodopa se reducen mucho combinando levodopa con carbidopa, lo cual aumenta la eficacia de una dosis menor.

    Las discinesias, o movimientos involuntarios comolos tics, retorcimientos y contorsiones comúnmente se desarrollan en las personas que toman grandes dosis de levodopa por un periodo prolongado de tiempo. Estos movimientos pueden ser leves o graves y muy rápidos o muy lentos. A menudo se reduce la dosis de levodopa con el fin de disminuir los movimientos inducidos por el medicamento, sin embargo los síntomas de la enfermedad reaparecen aún con dosis menores. Los médicos y pacientes deben trabajar en estrecha colaboración para encontrar un equilibrio tolerable entre los beneficios del medicamento y sus efectos secundarios. Si las discinesias son graves, puede considerarse el tratamiento quirúrgico. Debido a que las discinesias tienden a producirse con el uso prolongado de levodopa, a menudo los médicos comienzan con otros medicamentos que aumentan la dopamina en los pacientes más jóvenes con Parkinson y cambian a levodopa solamente cuando esos medicamentos se vuelven ineficaces.

    Pueden ocurrir otros problemas preocupantes e inquietantes con el uso prolongado de la levodopa. Los pacientes pueden comenzar a notar síntomas más pronunciados antes de su primera dosis matutina de medicamento, y pueden tener espasmos musculares u otros problemas cuando cada dosis comienza a disiparse. El período de eficacia después de cada dosis puede comenzar a acortarse, llamado efecto de disipación. Otro problema potencial se denomina efecto de on-off — cambios súbitos e impredecibles del movimiento, de normal a parkinsoniano y otra vez al normal. Estos efectos probablemente indiquen que la respuesta del paciente al medicamento está cambiando o que la enfermedad está evolucionando.

    Un enfoque para aliviar estos efectos secundarios es tomar la levodopa con mayor frecuencia y en menores cantidades.  Las personas con enfermedad de Parkinson no deben dejar de tomar levodopa sin el conocimiento o el consentimiento de su médico debido a que la suspensión rápida del medicamento puede tener potencialmente efectos secundarios serios, como inmovilidad o dificultad para respirar.

    Afortunadamente, los médicos tienen otras opciones de tratamiento para algunos síntomas y etapas de la enfermedad de Parkinson. Estas terapias comprenden las siguientes:

    • Agonistas de la dopamina.  Estos medicamentos, que comprenden bromocriptina, apomorfina, pramipexol y ropinirol, imitan el papel de la dopamina en el cerebro. Pueden administrarse solos o junto con levodopa. Pueden usarse en las etapas tempranas de la enfermedad, o más tarde con el fin de alargar la duración de la respuesta a  levodopa en pacientes que experimentan efectos de disipación o efectos de “on-off”.  Generalmente son menos eficaces que la levodopa para controlar la rigidez y la bradicinesia.  Muchos de los efectos secundarios potenciales son similares a aquéllos asociados con el uso de levodopa, incluidos la somnolencia, inicio súbito del sueño, alucinaciones, confusión, discinesias, edema (hinchazón debida al exceso de líquido en los tejidos del cuerpo), pesadillas y vómitos.  En casos raros, pueden causar conducta compulsiva, como un deseo incontrolable de jugar, hipersexualidad, o hacer compras compulsivamente.  La bromocriptina a veces también causan una acumulación de tejido fibroso en las válvulas cardíacas o en la cavidad pectoral.  Generalmente la fibrosis desaparece al suspender los medicamentos.
    • Inhibidores de la MAO-B. Estos medicamentos inhiben la enzima monoaminooxidasa B, o MAO-B, que descompone la dopamina en el cerebro.  Los inhibidores de la MAO-B hacen que la dopamina se acumule en las células nerviosas supervivientes y reducen los síntomas de enfermedad de Parkinson.  La selegilina, también llamada deprenyl, es un inhibidor de la MAO-B comúnmente usado para tratar el Parkinson. Los estudios patrocinados por la NINDS han mostrado que la selegilina puede retrasar la necesidad de terapia con levodopa hasta por un año o más. Cuando se administra selegilina con levodopa, ésta parece aumentar y prolongar la respuesta a la levodopa, reduciendo así las fluctuaciones de la disipación.  Generalmente la selegilina se tolera bien, aunque los efectos secundarios son las náuseas, la hipotensión ortostática o el insomnio.  No debe tomarse con el antidepresivo fluoxetina o el sedante mepiridina, ya que combinar seligilina con estos medicamentos puede ser perjudicial.  Un estudio de seligilina patrocinado por NINDS al final de la década de 1980 sugirió que sería útil retrasar la pérdida de células nerviosas en la enfermedad de Parkinson.  Sin embargo, los estudios de seguimiento ponen en duda este hallazgo.  Se está estudiando otro inhibidor de la MAO-B, rasagilina, para determinar si sería útil para retardar la evolución de la enfermedad. 
    • Inhibidores de la COMT.  COMT es la sigla de catecol-O-metiltransferasa, otra enzima que ayuda a descomponer la dopamina.  En los Estados Unidos se han aprobado dos inhibidores de la COMT para tratar la enfermedad de Parkinson:  entacapona y tolcapona.  Estos medicamentos prolongan los efectos de la levodopa evitando la descomposición de la dopamina.
    • Los inhibidores de la COMT pueden disminuir la duración de períodos de "off", y generalmente posibilitan la reducción de la dosis de levodopa de la persona.  El efecto secundario más común es la diarrea.  Los medicamentos también pueden causar náuseas, perturbaciones del sueño, mareos, decoloración de la orina, dolor abdominal, baja presión arterial o alucinaciones.  En pocos casos raros, tolcapona ha causado enfermedad hepática grave.  Por esa razón, los pacientes que reciben tolcapona necesitan una monitorización regular de la función hepática.
    • Amantadina. Un medicamento antiviral, la amantadina, puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson y la discinesia producida por la levodopa.  Frecuentemente se usa solamente en las etapas tempranas de la enfermedad.  También puede usarse con un anticolinérgico o con levodopa.  Después de varios meses, la eficacia de amantadina se disipa en hasta la mitad de los pacientes que la toman. Los efectos secundarios de amantadina pueden ser insomnio, piel moteada, edema, agitación o alucinaciones. Los investigadores no están seguros de cómo funciona la amantadina en la enfermedad de Parkinson, pero es posible que aumente los efectos de la dopamina.
    • Anticolinérgicos. Estos medicamentos, que comprenden trihexifenidil, benztropina y etopropazina, disminuyen la actividad del neurotransmisor acetilcolina y ayudan a reducir los temblores y la rigidez muscular.  Sólo la mitad de los pacientes que reciben anticolinérgicos se benefician, generalmente durante un breve período y solamente con un 30 por ciento de mejoría.  Los efectos secundarios pueden ser boca seca, estreñimiento, retención urinaria, alucinaciones, pérdida de la memoria, visión borrosa y confusión.

    Al recomendar un curso de tratamiento, el médico evaluará cuánto trastornan los síntomas la vida del paciente y ajustará la terapia a la afección particular de la persona. Debido a que no hay dos pacientes que reaccionen a un medicamento dado de la misma manera, puede llevar tiempo y paciencia lograr la dosificación adecuada. Aún así, los síntomas podrían no aliviarse completamente.

     



    Script embedded in HTML

    <script type="text/javascript">

      var _gaq = _gaq || [];
      _gaq.push(['_setAccount', 'UA-12300568-1']);
      _gaq.push(['_trackPageview']);

      (function() {
        var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
        ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
        var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
      })();

    </script>


    contador de visitas en flash
    Website Builder